Visor de contenido web

Revilla destaca el compromido de Cantabria con España y reclama "lealtad" al Estado

En su discurso de afirmación cántabra en el LI Día de Cantabria, el Presidente regional reivindica un reparto justo de la financiación autonómica y todas las cantidades que el Gobierno adeuda a la Comunidad

Santander - 13.08.2017

"Cantabria expande la unidad de los pueblos, la tolerancia y la lealtad institucional, además de un profundo compromiso con España, como lo demuestra el hecho de que su presidente nunca haya faltado a ninguna cita de las que se convocan desde Madrid".

Así es como el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha reiterado el compromiso de Cantabria con España en el acto de afirmación cántabra que ha presidido en Cabezón de la Sal con motivo de la celebración allí del LI Día de Cantabria. "Esta tierra se siente profundamente cántabra y profundamente española y es un buen modelo a exportar y a imitar", ha destacado Revilla.

Aun así, el Gobierno de España sigue "castigando" a Cantabria y "no es de recibo que en este país sean los menos leales los más beneficiados y los más leales los más perjudicados", ha añadido el Presidente. Por eso, Miguel Ángel Revilla ha insistido en reclamar la deuda que el Estado mantiene con Cantabria. "Nos deben los 44 millones, euro a euro, de la financiación de Valdecilla; 19 millones prometidos para el Proyecto Comillas; otros 17 millones que adeudan por las compensaciones de la aplicación de la LOMCE y casi 90 de la Ley de Dependencia".

 

"Con esta deuda ¿cómo no vamos a tener déficit?", se ha preguntado retóricamente el presidente. "Hay que tratar a todos por igual y Cantabria es y siempre ha sido una tierra seria", ha recalcado.

Por eso, "no entiendo ¿ha dicho- que ni se nos pague ni se nos reciba", en clara alusión a que el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, lleva desde el día 5 de abril sin contestar a ninguna de las cartas que le ha enviado.

Revilla ha aprovechado la presencia del delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, en el acto para dirigirse a Rajoy "porque no hay derecho a lo que hace el Estado con Cantabria". Pero "no me van a callar", ha añadido Revilla, porque sólo pido "que me reciban, que me den una explicación y que paguen", ha sentenciado.

También ha defendido un reparto justo de la financiación autonómica -"que no debe convertirse en un mercado persa"- porque ahora está estudiada para cubrir el coste de los servicios de forma homogénea para todos los españoles. De ahí que se niegue en rotundo a la financiación por habitante, que plantean las Comunidades Autónomas grandes como Madrid o Valencia, porque "a Cantabria nos hunden ya que el coste de dar un servicio en Madrid no es igual que darlo en el valle de Soba".

En su intervención, el presidente regional ha querido también destacar que Cantabria en dos años ha reducido el número de parados en 11.500 y "el año que viene habrá seguro 5.000 menos", ha pronosticado.

Además, este Gobierno se encontró una industria destrozada y el dato actual es que "este año ha doblado la producción de España y la petición de pedidos". Cantabria ¿ha señalado Revilla- sigue siendo una región industrial y la industria supone el 19,2% de su economía.

Revilla expresó su malestar como representante de una región "que no es una tierra cualquiera, sino la que dio origen a España, y la más leal a España", según se desprende de una encuesta a nivel nacional hecha pública estos días. En ella, ha citado Revilla, se recoge que Cantabria es la autonomía que más orgullosa se siente de pertenecer a España, con un 70% de cántabros orgullosos de pertenecer a España. Y, es más, un 90% de los cántabros también se sienten orgullosos de pertenecer a Cantabria.

De ahí la importancia de actos como el de hoy de "afirmación cántabra" en los que se puede compartir la cultura, las tradiciones y todo lo que nos identifica como cántabros. "Por eso ¿ha añadido Revilla- nunca he dejado de venir a una fiesta que desde el año 1966 nos reencuentra con unas raíces y con unas tradiciones que no podemos perder".

Recuperar la identidad

Y es precisamente Cabezón de la Sal la que acoge esta fiesta porque fue este Ayuntamiento el primero que en 1979 reclamó la autonomía para la región.

"Entonces esta región había perdido el carné de identidad. Hoy, 40 años después, hemos recuperado no solamente el nombre sino la conciencia regional de un pueblo que ya nunca más va a perder esa identidad", ha explicado. En la actualidad, no hay nadie, ni aquí ni fuera, que no identifique un territorio en el mapa de España que se llame Cantabria, que sepa lo que produce, sus ventajas y sus inconvenientes, ha concluido.

A la celebración del Día de Cantabria han acudido representantes de todas las instituciones de la región, entre ellas la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, y el resto de consejeros; la presidenta del Parlamento, Dolores Gorostiaga, y todos los portavoces de los grupos parlamentarios; el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, y varios senadores y diputados nacionales; el alcalde de Cabezón de la Sal, Víctor Manuel Reinoso, y toda la corporación municipal.

Junto a ellos cientos de personas se han dado cita en el Parque Municipal Conde de San Diego, escenario del acto central del Día de Cantabria, que ha concluido, tras la intervención del Presidente, con la ceremonia de izado de las banderas regionales al compás del Himno de la Alegría, a cargo de la banda de gaitas 'La Montaña', el izado de la bandera de Cantabria, secundado por el Himno regional, y el izado, por parte de Samuel Ruiz, de la bandera nacional, acompañada del Himno nacional.

El Día de Cantabria, durante años denominado el Día de la Montaña, se celebra cada año el segundo domingo de agosto. Fue institucionalizado como Día de Cantabria por el Gobierno regional el 20 de julio de 1983 y es el día de exaltación de las costumbres y tradiciones cántabras por excelencia.

A lo largo de toda la mañana se han ido sucediendo por toda la localidad cantos y bailes regionales que sumados a las muestras de artesanía más diversas, carros y carretas típicas así como deportes rurales y autóctonos completan una fiesta que es seguida cada año por miles de cántabros y foráneos que, tal y como ha recordado Miguel Ángel Revilla, "se felicitan por estar en esta tierra y aceptan que esta región se sienta profundamente española, pero refuerce el amor por lo suyo, siendo una tierra amable con todos los que la visitan".

4977073